COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

lunes, 14 de enero de 2013

¡¡QUIERO...!!


Quiero desgranar mi granada en tus manos                        
quiero desangrarme como un rio en tu mar
quiero divorciarme de mi mismo en tu alcoba
y negarme tres veces en la luz de tu altar.

quiero desnudarme de mi piel y mi carne
quiero ser el aura que penetra en tu ser
quiero ser el alma que se funde en tu alma
el lucero del alba para tu amanecer.

Quiero reencontrarme naufragando en tu vientre
quiero despertarme en tu lecho nupcial
quiero alimentarme del maná de tus pechos
y acunar mis sueños en tu tibio rosal

y cerrar los ojos apurando tus ojos
y sentir tu aliento encendiendo mi piel
y apurar de un sorbo el licor de tus labios,
anudar nuestras manos y trenzar nuestros pies.

JUANMAROMO

LETANÍAS

 Que la luz de la esperanza ilumine a los desesperados
que el calor de un abrazo reconforte a los solitarios
que la justicia se quite de una vez la venda
que la paz sea algo más que un cementerio de esclavos

que la vivienda deje de ser un lujo
que los derechos nazcan con nosotros
que el egoísmo se pudra en los desiertos
que los traidores se hundan en sus lodos

que los corruptos fenezcan en su mierda
que la verdad se asome a la ventana
que la ilusión no muera en el exilio
que la piedad no sea desterrada

que el corazón no pierda la batalla
que la crueldad se esfume entre la niebla
que el más allá nos deje de dar miedo
que nuestro hogar no acabe en la trastienda

que mi vecino no sea mi enemigo
que los amigos seamos como hermanos
y que el amor nos acompañe a todos
sin distinguir ni razas ni visados

que dios deje de ser una amenaza
y se nos muestre tendiéndonos las manos
que su piedad nos conduzca hacia el mañana
que su justicia condene a los sicarios
que desintegre los credos y los dogmas
y que nos borre los miedos de un abrazo.
JUANMAROMO

RESURRECCIÓN


La angustia va agrietándose como tierra sedienta
y las primeras gotas de esperanza bendicen mi alma
he perdido la cuenta de latidos, de miedos, de suspiros
desde que tu espada acarició mi cuello.

Quizás he envejecido un milenio
quizás me he perdido en el túnel del tiempo
pero mis recuerdos se mezclan como naipes marcados
en manos de un tahúr experto y marrullero.

La carbónica nieve de tu ausencia
aun me abrasa los ojos y los labios
y el pánico de presentir tu huida
desguaza las cuadernas de mi pecho

pero tus ojos renacen a la vida
y tu mirada ya no me desencaja
y tu voz ya suena a voz de niña
y tus manos ya no sudan escarcha

He de poder arrancarme este vacío
que aun palpita y horada mi cerebro
y retomar el aliento de tu aliento
para saber que estoy vivo entre los muertos
para rasgar a zarpazos los sudarios
para escapar de este negro mausoleo.

JUANMAROMO